A ocho años de la partida de Hugo Chávez

Un día como hoy se iba de este mundo el Comandante Chávez. Con él se fue también una gran porción del futuro de nuestra América, se fue el gestor principal de la  Patria grande.

Con la partida de Hugo se empezaba a deshilachar el proyecto progresista de América Latina. Su figura tan imponente, su personalidad, carisma e inteligencia singular; lo convirtieron en insustituible. Quién más lo sufrió fue su propio país, donde Maduro no logró cumplir con el mínimo de expectativas que se tenía, y pese a que se la hacen muy difícil, no logró estar a la altura.

Pero no solo Venezuela lo lamentó, sino que en el resto de América su muerte fue factor determinante para la nueva oleada neoliberal.

Se extraña mucho al político, al militar, al referente, al cantante, al contador de historias; al gran Hugo Chávez. Ojalá que en esta nueva etapa que parece avecinar en nuestro continente, y que citando a García Linera, sería una oleada progresista, logremos generar nuevos liderazgos en proyectos más colectivos qué no nos hagan depender tanto de personas, sino más bien de proyectos en los que se vislimbren liderazgos modernos, plurales y menos personalistas.