Berni en su show de «Gritando por un voto»

“Parece que la Justicia está más preocupada por defender los derechos de los delincuentes que de los ciudadanos”

Esta es una frase que a menudo se escucha en las reuniones familiares, esas sobremesas donde es común escuchar a la doña o el don decir que como el Poder Judicial no existe, hay que matar a los chorros como perros. Y de paso, alguno mete el bocadillo de “entran por una puerta y salen por la otra, encima ahora el Gobierno largó a todos los presos. Ellos libres y nosotros encerrados”

Estas afirmaciones son entendibles en el marco de la ola de inseguridad que hace tiempo se sufre en la provincia. En las casas de estas familias, que además de ver los casos de inseguridad por tele, también los sufre a menudo, suele estar sintonizado todo el día las voces del periodismo más conservador del país, el cual desde hace muchos años insiste con la mano dura y el ojo por ojo diente por diente.

El problema es cuando se escucha el “Parece que la Justicia está más preocupada por defender los derechos de los delincuentes” de boca de un Ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, como el caso de Sergio Berni. Mas cuando este hace apología de un fusilamiento en pos del falaz argumento de defensa legitima, como en el caso de Adolfo Ríos, el herrero jubilado de 71 años que mató de dos balazos a uno de los cinco asaltantes que entraron a robar a su casa en Quilmes el viernes pasado.

“El que quiera estar armado, que ande armado; y el que no quiere estar armado, que no esté armado. Es un tema de las personas. La Argentina es un país libre”.  Esas declaraciones fueron realizadas por la anterior Ministra de Seguridad Patricia Bullrich, la misma que también declaro: “El policía Chocobar actuó en defensa de la gente, de un ciudadano nortearmericano al que lo estaban apuñalando. ¿Le vamos a dar perpetua a un policía que defendió a un ciudadano?”

Asombra el nivel de coincidencia entre ambos, siendo que una era de la fuerza derechista Cambiemos y el otro es del espacio político que está en las antípodas de ellos. No conforme con eso, ambos se cruzaron en un programa de televisión e intercambiaron sonrisas cómplices. Poco tiempo antes, mientras ya se buscaba intensamente a Facundo Castro Astudillo, Berni se sentaba a cenar con Juana Viale.

La señora conocida por su afinidad con el vino y el cambio de partidos políticos, con la cual el Teniente devenido en funcionario provincial festeja complicidad, es la responsable de la muerte de Santiago Maldonado. Sería interesante que este detalle no pase inadvertido, como tampoco hay que dejar de mencionar cada día todos los crímenes realizado por la bonaerense durante la cuarentena, entre ellos el de Facundo, de quien todavía no hay rastros y ha quedado en evidencia que es la misma policía la que está detrás de su desaparición.

También es hora de que haya una madurez en la dirigencia política y que, de una vez por todas se deje de hacer cualquier cosa por un voto.  No puede valer todo, no se puede reproducir el sentido común conservador hegemónico desde el Estado, no se puede justificar un fusilamiento, no se puede hacer silencio ante casos tan graves como desapariciones en manos de fuerzas de seguridad y alzar la voz en un caso de justicia por mano propia.