Un conjunto de Organizaciones políticas y sociales piden las PASO en Moreno

Un nutrido grupo de militantes políticos y sociales se reunieron para enviar un claro mensaje a la política local y nacional: Moreno necesita las PASO. Por otro lado, también aseguran que lo electoral es solamente coyuntural y  la idea es construir un proyecto a largo plazo para gobernar el distrito en los próximos años.

En un documento que distribuyeron afirman: “Estamos convencidos que la herramienta electoral pensada y llevada a la práctica por Néstor Kirchner, es uno de los elementos que permite a las nuevas generaciones la participación, y que además les posibilita a nuestros vecinos elegir libremente a sus representantes.

Nuestros dirigentes deben entender que en estos tiempos difíciles donde peleamos Todos juntos contra ese virus que afecta al mundo, en la Argentina y en nuestro querido Moreno hay que generar los mecanismos para ampliar la base electoral de Alberto, de Cristina y de Axel y de esa manera darle mayor apoyo popular a nuestro gobierno.

Si alguna vez, se pensó que la única forma de derrotar al gobierno de Macri, Vidal y los grupos económicos era ´Con Todos´, y que cada uno de los que estamos acá acompañamos y militamos; es el momento de llevar a la práctica esa idea y permitir la participación de todos los sectores que quieran y están comprometidos en defender el Proyecto Nacional y Popular”.

Una de las características distintivas de este nuevo actor en la política de Moreno es que se destaca por su juventud, el promedio de los referentes que aparecen en la foto no supera los 40 años. También la diversidad emerge como valor, ya que hay organizaciones políticas de distintos signos, así como dirigentes sociales y sindicales.

En lo que Todes coinciden es en que  urge, para ampliar el electorado del Frente de Todos, que en Moreno se de la posibilidad de elegir otras alternativas dentro del espacio que conducen Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

El peronismo de Moreno hace rato que padece la falta de conducción, y con la llegada de Mariel Fernández a la intendencia este problema se profundizó. Las lógicas sectarias, autoritarias y clientelares del Movimiento Evita, alejaron a la mayoría de las organizaciones del campo popular.