¿Cuál es la ideología de la gestión de Moreno? Parte 2

 

 

 

Hace  algún tiempo se intentó instalar “el fin de las ideologías”. Con la excusa de la caída del muro de Berlín, cientos de parlanchines a sueldo, dieron la vuelta al mundo al compás de que, con el fracaso del comunismo, solo cabía una  vertiente filosófica: el capitalismo.

Cabe aclarar que esta premisa no implicaba la desaparición de todas las ideologías, sino que lo que buscaba era que las ideologías alternativas al capitalismo, dejen de ser un estímulo a la actividad de los individuos, grupos o clases sociales, y que la misma sociedad deje de pensar que los problemas de la misma puedan llegar a ser analizados desde la ideología, o menos, tengan fé en que esas consignas puedan servir para algo. En fin, su objetivo principal era que la ideología ya no sirva como guía para la acción.

En la Argentina también se padeció de esos dolores, y los 90 fueron muy difíciles para quienes tuvieran la osadía de reivindicar la ideología como motor para la transformación social. Menem logró gobernar burlándose de ella y justificando todas sus decisiones en los “nuevos tiempos” y la revolución tecnológica.

Con el kirchnerismo en el Gobierno  se volvió a hablar de ideas, la izquierda ya no era mala palabra (a excepción de algunos comunicadores), y toda decisión, sea económica, política o social era sostenida ideológicamente.

En Moreno luego de tantas luchas y  esfuerzo militante para que se dé por tierra a esos paradigmas conservadores, hoy parece que desde ciertos sectores quieren volver a instalarlos. Es que hablar de ideologías pone en evidencia las posturas e imposturas y desnuda la naturaleza de los cuerpos. Por eso, en algunos casos,  es conveniente huirle al debate, escapar a la discusión filosófica y no hacerse cargo del contenido simbólico de las acciones.

Durante los últimos días, el Ejecutivo comandado por la Intendenta Mariel Fernández, puso en marcha un nuevo aumento para TODOS los vecinos de Moreno. Si, en plena crisis sanitaria social y económica, el Municipio dispone de un aumento de impuestos. Utiliza como escudo a EDENOR para disimular, y por atrás también  manda otra suba de  Tasa por Servicios Generales.

En la misma sintonía, hace un tiempo atrás el Secretario de Educación Emanuel Fernández, el hermano de la Intendenta, dijo que las decisiones que habían tomado en beneficio de los proveedores de alimentos para las escuelas del distrito, cercanos al macrismo, eran administrativas y no había explicación ideológica. También desde su Secretaria salió una acusación hacia los docentes , ante la queja de los padres y madres de chicos que no recibieron el bolsón con los alimentos que les corresponde,  adjudicaron la responsabilidad a las escuelas ante el señalamiento de que no sabían organizarse. Casualmente Anibal Aseff había ido por esos carriles el año pasado.

Hay una coincidencia entre los que proponen la idea del fin de las ideologías y los que hoy asimilan que hay decisiones que no se toman según ellas: y es que tienen formas y prácticas de DERECHA. O sea: promueven la meritocracia, el egoísmo, el ajuste a los trabajadores, el sálvese quien pueda y la desigualad.

Finalmente, no se puede soslayar,  que Mariel ayer se mostró en sus redes sociales en una foto con Cristina Kirchner. Una buena jugada para distraer más al electorado que votó el frente de Todos en el distrito. A esto hay que agregar que la llegada a la gestión de de Coco Lombardi y Lolo Gómez va en la misma dirección. El arribo de dirigentes, que vienen de otro palo, genera expectativa en amplios sectores e intenta disipar dudas respecto a la orientación de su gobierno. Por eso también será interesante esperar que tanto pueden incidir los experimentados dirigentes en el rumbo que está tomando Moreno. Un ejemplo será ver que pueden hacer respecto a los cientos de despedidos que aún hoy sigue sin cobrar el último mes de trabajo y ningún tipo de liquidación, quedando desamparados ante la crisis que se vive. También resta ver que postura asumen ante la tercerización  de las cooperativas, los ajustes en los municipales, o los últimos aumentos, cuya explicación, aparentemente,  pasa únicamente por una planilla de Excel.