El republicanismo de Cambiemos

Realmente parece una broma de mal gusto escuchar las opiniones de  dirigentes del gobierno macrista defendiendo la institucionalidad del país,  según ellos gravemente amenazada por el gobierno actual.

¿Con que autoridad pueden criticar al gobierno actual aquellos que se burlaron de las instituciones? Queda claro que sólo lo pueden hacer partiendo de  su hipocresía.

Tomemos por ejemplo  el manejo de la justicia y de los aparatos de la misma  de la que hizo gala el gobierno macrista. Veamos en forma sintética los tres grandes casos de espionaje que se han vivido, como nunca desde que estamos en democracia, en los  4 años del gobierno de CAMBIEMOS.

1) EL CASO DALESIO: Este fue el primer gran caso de espionaje, que reunía, como organizadores a miembros del gobierno, del poder judicial, del servicio de inteligencia y también periodistas. Ellos, que siempre diagramaron a su antojo los sorteos  judiciales para conseguir, por ejemplo, que todas las causas que afectaran a CFK cayeran en el juzgado de Bonadìo y Stornelli, tuvieron la mala suerte que este expediente cayera en poder de un juez incorruptible, como ALEJO RAMOS PADILLA. Alguien que siempre se manejó a Derecho, al que no pudieron desvincular del caso a pesar de todos los intentos que realizaron, Consejo de la Magistratura incluido.

Esta causa que tiene poco más de un año,  está en pleno avance  y son muchas las novedades que se esperan y que afectarán a personalidades políticas, empresarios, miembros del poder judicial y periodistas. Hay ya un par de casos  listos para su elevación a juicio oral, y otros cerca de llegar a esa situación. Hay  en esos grupos afectados un ex Fiscal de la Provincia de Buenos Aires, dos ex jefes policiales y tres empresarios. Sin hablar del caso más resonante  de procesamiento, como es el aún Fiscal Stornelli y el periodista estrella de Clarín Santoro.

Todo se originó en la valentía de un empresario que denunció la extorsión, esto destapó una gran caja de Pandora que no se sabe a ciencia cierta en que terminará. Sí, tenemos la seguridad que este Juez llegará  hasta el fondo, porque ya  se terminó la época de los aprietes de todo tipo y ahora puede trabajar libremente.

2) LA DENUNCIA EFECTUADA POR LA INTERVENTORA DEL A.F.I. CRISTINA CAAMAÑO: presentada por robo de mails a dirigentes políticos, sindicales y periodistas. Los acusados son  Arribas como Jefe de la AFI, Majdalani como su segunda, Biorci como Jefe de Gabinete del organismo, y Macri como presidente. ¿Por qué también Macri?  Según Caamaño «por ser responsable de fijar  los lineamientos estratégicos y objetivos generales de la política de inteligencia nacional».

La denuncia, originada  en un disco   rígido mal borrado,  está presentada ante el Juez Federal  MARTINEZ DE GEORGI y  el fiscal es DI LELLO.

3) DENUNCIA EFECTUADA ANTE EL JUEZ DE LOMAS DE ZAMORA FEDERICO VILLENA, FISCAL  INCARDONA: A través de un narco se descubrió una red ligada a la AFI que espió a gran parte de la clase política (llegando hasta a ex presidentes), empresarios, miembros de la iglesia, periodistas, gobernadores, gremialistas, etc.

Se considera que es la causa de espionaje político de mayor envergadura de los últimos años. A través del narco SERGIO «VERDURA» RODRIGUEZ  se llegó a un abogado que se desempeñaba en la AFI  de notable influencia en el organismo.

Actualmente, se está avanzando en allanamientos y recursos de prueba de todo tipo. Se investiga  una organización criminal enquistada dentro del estado nacional dedicada al espionaje interno, algo prohibido por ley.

ESTO FUE Y ESTO HIZO EL GOBIERNO DE CAMBIEMOS EN SUS 4 AÑOS. Agreguemos, además, que Macri venia de otro caso de espionaje de su época de Jefe de Gobierno de C.A.B.A.  en la causa de ESCUCHAS ILEGALES, donde estaba procesado con confirmación de Cámara y fue liberado de la causa  tras asumir como Presidente.

¿Y Estos son los que hoy se rasgan las vestiduras velando por la institucionalidad argentina? Si tuvieran una mínima dosis de dignidad, harían lo que mejor les quedaría hoy día: CALLARSE Y DEJAR GOBERNAR, QUE DEMASIADO DAÑO HICIERON.