Empezó la lucha por las elecciones del 21 y 23 en el Frente de Todos

 

Aún faltan varios meses para las primeras elecciones del 2021, y pese a la pandemia mundial que causa tanto daño a miles de personas en el país, en Moreno ya hay varios espacios políticos que están pensando en la próxima contienda electoral.

El caso más llamativo, por el rol que ocupa y la importancia del grupo político que la posiciona, es el de Patricia Rosemberg. La doctora que está en uso de su licencia del cargo de concejal ( hecho que también tiene un mensaje entre líneas), y trabaja en el equipo de Salud del Ministerio Nacional, el 17 de octubre apareció en las redes sociales en fotos de distintos militantes que la señalaban como la Conducción de una agrupación que históricamente condujo Mariano West.
En momentos donde circulan fuerte los rumores del desgaste de la relación entre el ex barón del conurbano y la intendenta, su militancia impulsa fuerte el nombre de la dirigenta que está muy bien vista a nivel nacional y local.

Este espacio, que tiene el núcleo duro en Pueblo Libre, buscará meter en la lista de 2021, por lo menos, uno o dos concejales con expectativas de entrar. Esas negociaciones con Mariel Fernández, irán definiendo hasta donde llega la presión de Rosemberg a través de su instalación para el 2023 como próxima intendenta.

Walter Correa también está haciendo lo suyo. El Ateneo Néstor Kirchner, que si bien se muestra como soldado de la gestión local, tiene sus aspiraciones para los dos próximos comicios. En el 2021 se queda sin representantes, por lo que la demanda de un lugar será casi una exigencia para el oficialismo. Habrá que ver si buscan la renovación de Marcelo Cosme, o intentan meter alguien nuevo.

La buena relación del lider del Sindicato de Curtidores  con el Cuervo Larroque, será fundamental para la rosca en el 21, y su intención de ser el candidato kirchnerista para intendente en el 2023. Correa se ha mostrado siempre muy leal al cristinismo y muy crítico del macrismo, además ha crecido mucho en el gremialismo, por lo que es una figura muy importante para lo que viene en Moreno.

Damián Contreras, referente del Frente Renovador, está teniendo mucha visibilidad a nivel nacional desde su lugar en Trenes argentinos y es uno de los preferidos del Diputado Sergio Massa. Pero le juega en contra que su nombre está muy desgastado en el distrito,que lo ha visto candidato en innumerables elecciones.

Por eso, no sería descabellado que en representación de su espacio político sea,la diputada provincial, Débora Galán la candidata para el 23. La joven legisladora es de máxima confianza del ex concejal peronista y viene creciendo a pasos agigantados en la política.

En el espacio de Moreno con Todos, que lidera Walter Festa, es en el qué más calma están las aguas. Luego de un lanzamiento fuerte y posicionándose como la única oposición dentro del kirchnerismo, bajó un cambio y se guardó. Sin embargo, tomando en cuenta que en el 21 se queda sin concejales y la relación con la intendenta es mala, puede llegar a ser el único espacio que le dispute al oficialismo. Claro, que lo más probable es que sea con boleta corta.

El cuadro político con más futuro de la mesa chica del anterior alcalde es la concejala Carola Hernández. No sería extraño que en breve empiece a verse levantar el perfil a la militante de Cuartel V.

Cintia González lanzó su agrupación Juan Perón y se largó para ganarse un lugar en la lista de Mariel. Por su lado, el otro ex pre candidato en el 19, José Barreiro se mantiene con perfil bajo, pero recorriendo el territorio constantemente. Todo indica que su espacio también peleará por un lugar en la lista oficial del Frente de Todos.

Falta mucho, pero a lo flojo que está siendo la gestión de la intendenta y lo desgastada que se encuentra su imagen en tan poco tiempo, le va a resultar fundamental llegar a una lista de Unidad y consenso en la que entren todos. Pero, por otro lado, corre el riesgo de abrir demasiado y que esos concejales que que les dé a sus aliados, luego se le den vuelta pensando en el 2023 y le dificulten la gobernabilidad.
Por ahora, al menos para afuera, desde Nación la siguen apoyando, aún en una semana donde tuvo una marcha de muchas organizaciones feministas que fueron muy dura con el accionar de la intendenta durante la pandemia. Ese es uno de los pocos ítems que le dan tranquilidad, pero deberá modificar mucho para ganarse al pueblo de Moreno que sigue desilusionado.