En Moreno centro no hay lugar para los vendedores de puestos fijos ni ambulantes

 

En pleno pico del Covid 19 y luego de más de cuatro meses de cuarentena, las autoridades municipales decidieron prohibir la economía popular en el centro del distrito.

Las plazas Mariano Moreno y San Martín, entre otras del radio céntrico, suelen estar ocupadas con decenas de puestos de venta y otros ambulantes, pero la cuarentena hizo que la mayoría de ellos deje de abrir los stands a la espera de la apertura general de comercios.

Ayer la flamante Directora deControl Integral de la Vía Pública, Claudia Sena descartó que esos lugares vuelvan a ser utilizados para la venta.  Para entender mejor la situación es bueno hacer un breve repaso de cómo se fueron dando los hechos en los últimos meses:

En marzo empezó a circular fuerte el rumor de que se levantarían los stands de los vendedores, incluso de los que están contemplados en la ordenanza municipal sancionada el año pasado, la cual regularizó el trabajo y el lugar de cada uno de ellos.

Luego se decretó la cuarentena y en mayo, sin ningún aviso previo, durante la madrugada y de una forma que dista mucho de lo que se espera del Estado, levantaron 15 puestos.  A partir de allí los vendedores empezaron a moverse para intentar acceder al dialogo con las autoridades municipales, situación que se les hizo muy difícil.  Finalmente, los delegados, Alejandro Di Battista y Gabriela Ategaray, lograron hacerlo y durante varias semanas, desde el IMDEL les dijeron que había sido un error. Sin embargo, luego de unos días, desde el municipio blanquearon las verdaderas intenciones de no permitirles trabajar.

En el transcurso de la semana pasada y la actual se desarrollaron  reuniones en las cuales los vendedores denuncian maltrato por parte de las autoridades, y excusas insólitas para argumentar que muchos de ellos no pueden ser trabajadores de la economía popular.

Solamente en Moreno centro son 50 puestos y 100 vendedores ambulantes, el equivalente a 150 familias que, a partir de esta decisión del Municipio, se quedan sin ingresos. Es importante destacar que la ubicación de los vendedores en el centro de Moreno salió de una ordenanza en el Concejo Deliberante, luego de la discusión de diversas fuerzas políticas.

Claudia Sena dice que se intentará reubicarlos en otros lugares luego de hacer un minucioso análisis de cada uno. El conflicto todavía no exploto por la pandemia, pero de seguir tensionándose como se viene haciendo desde el Ejecutivo, no tardará mucho en detonarse. Los vendedores aseguran que están decididos al luchar por su derecho adquirido de trabajo digno.

Por último, es interesante detenerse en el significado que le dan a la economía popular desde un Gobierno administrado por dirigentes de Movimientos Sociales, que además les niega el derecho a realizar su actividad.