«En Moreno hay un Gobierno machista y patriarcal»

 

Daniela Aranda es una de las tantas mujeres que fueron despedidas por la Gestión de Mariel Fernandez y hoy forma parte de la Mesa de Trabajadores Despedidos. Cabe recordar que, a diferencia de lo que promovió  el Estado Nacional, donde se cuidó las fuentes laborales desde el primer día, la dirigente que se dice representante de los movimientos sociales  y asumió la intendencia de Moreno el 10 de diciembre pasado: echó a cientos de trabajadores con la excusa de que eran militantes, (algo así como la grasa militante  a la que se refirió en su momento el macrista Prat Gray).

En este contexto de pandemia y cuarentena, el día a día se hace cada vez más pesado para aquellos que hoy no cuentan con ningún ingreso, es por eso que los autoconvocados que empezaron a protestar a comienzos de año, y luego pararon por el COVID 19, hoy están llamando a organizarse nuevamente, y es Daniela una de sus voceras, la que decide tomar la palabra:

Tuvimos  varias reuniones entre nosotros y decidimos retomar el reclamo de enero porque hoy la situación ya nos ahorca. Tenemos hambre, no tenemos para darle de comer a nuestros hijos. Por eso queremos  ir contactando a compañeros nuevamente. La idea es armar una mesa de diálogo con las autoridades, cosa  que hasta ahora no pudimos lograr”.

7S¿Cuál fue el rol de los Sindicatos en este conflicto?

-En un principio Sitram acompañó, pero luego nos soltaron la mano. Las reincorporaciones que hubo luego de los despidos masivos, fueron por acuerdos políticos para silenciar a los trabajadores que no tuvimos respuestas. Al principio correa se había acercado desde un documento, pero acá lo que hace falta es poner el cuerpo, no con documentos, porque en la calle estuvimos solos. El que acuerda a costa del hambre de otro no se puede llamar representante político.

Algo que hace más grave a un el accionar del Municipio para con los trabajadores, es que los despedidos figuran por sistema en esa condición desde el 10 de diciembre del 2019, y a ellos recién se lo notificaron en enero de este año, por lo que trabajaron casi dos meses gratis, y hasta la fecha no han recibido ningún resarcimiento. Pese a eso, Daniela asegura que ellos no reclaman la plata,  sino su puesto laboral:

Ellos no pagaron nada ni los meses que trabajamos de enero y diciembre, pero no nos interesa eso, ni la liquidación, queremos el trabajo que es lo que nos robaron”

La Intendenta llego al poder luego de hacer una fuerte campaña levantando las banderas del feminismo y reivindicando el rol de la mujer. Por eso quizás genero más decepción  en las mujeres despedidas, que no han tenido ningún tipo de acompañamiento desde el día en que quedaron sin trabajo y han pedido a gritos ser escuchadas:

Las mujeres no tuvimos ningún acompañamiento, como feminista sentimos que estamos ante un gobierno machista y patriarcal, ya que desde el momento que quisimos entablar dialogo solo recibimos violencia, nos pusieron policías y vallaron la municipalidad. Violencia de todo tipo, nunca nos acompañaron como mujeres y madres que somos. Lo único que queremos es ser escuchados”.

A continuación dejamos  el documento que redactaron desde la Mesa de Trabajadores y que quieren que llegue a Mariel Fernandez, para que finalmente pueda darse una reunión donde, por lo menos, sean escuchados…

 

CORONAVIRUS Y LA PANDEMIA DEL DESEMPLEO EN MORENO

Desde el 20 de marzo estamos viviendo esta pandemia de coronavirus con la incertidumbre de saber hasta cuando se extenderá la cuarentena sanitaria obligatoria.

En este escenario, hay una gran cantidad de personas que nos encontramos desocupadxs, sin ningún ingreso, con la desesperada urgencia de alimentar a nuestra familia. Somos personas dispuestas al trabajo que ahora nos encontramos con la imposibilidad de buscarlo producto de la cuarentena.

 

Decenas de éstas personas hemos sido despedidxs en diciembre de 2019 y enero del 2020 de manera violenta y sorpresiva por la actual intendencia de Mariel Fernández, sin motivo ni notificación personal.

Este conjunto de trabajadores siempre cumplió con las tareas asignadas de manera eficiente, tratando de mejorar aún más su desempeño para dar respuesta a los pedidos  y las necesidades de nuestro querido pueblo morenense y jamás hemos sido sumariados como justificativo de despido.

Muchxs fuimos estigmatizadxs y perseguidxss laboralmente por ser militantes de espacios que no comulgan con la intendente o por habernos sumado a este reclamo conjunto.

 

Desde ese momento expusimos nuestro derecho a recuperar nuestras fuentes de trabajo con diferentes manifestaciones donde no solamente no fuimos escuchadxs, sino que fuimos ninguneadxs, maltratadxs y hasta valladxs en la municipalidad con exagerada presencia policial.

En el lapso de nuestro reclamo intentaron debilitarnos y disuadirnos con promesas incumplidas utilizando a la policía como fuerza de choque para generar un estado de caos, enfrentamiento violento, sometiendo miedo, presión y persecución política

 

Es bueno mencionar que ninguno de los sindicatos que dicen representar a los trabajadores estuvieron presentes, ni solidarizándose ni acompañándonos en el genuino reclamo laboral.

Repudiamos la falta de empatía de todos los sindicatos, algunos estuvieron sentados con la intendente “arreglando” la situación de algunxs compañerxs propios de sus espacios, dejando sin contención ni asistencia legal a tantos otros.

Muchos de nosotrxs hemos trabajado hasta enero de 2020 y no hemos cobrado ni diciembre ni enero, con lo cual, no solamente nos dejaron sin trabajo sino que nos adeudan los meses mencionados.

Una ESTAFA e ilegalidad de quien dice representar el sentir nacional y popular.

Desde ese momento venimos haciendo lo posible por pasar los días, a veces con ayuda de nuestros familiares, otras con la asistencia de comedores con sus ollas siempre dispuestas. Contamos parcialmente con ayuda del gobierno provincial y nacional, nunca suficiente, pero ayuda al fin, recibiendo alguna bolsa de mercadería (cada 15 días) para quien cuenta con algún hijx escolarizadx.

Hacemos un llamado de atención a las autoridades locales de ANSES, que ningún trabajado despedido a podido cobrar el IFE, dejando en total vulnerabilidad a todas las familias.

Por todo esto, con la urgencia del momento, imposibilitados de salir, sin contar con ningún tipo de ingreso y pensando en nuestrxs hijxs y nuestra familia toda, es que nos encontramos en asamblea permanente, evaluando nuevas manifestaciones para  continuar con nuestro reclamo laboral, hasta obtener respuestas favorables.

Solicitamos y exigimos una mesa de diálogo con el ejecutivo municipal para la reincorporación de todxs lxs trabajadorxs despedidxs

Informamos que estamos dispuestos a continuar con las medidas que consideremos pertinentes, manifestaciones públicas no violentas, difusión por todos los medios posibles de ésta situación, y pedidos permanentes de la restitución a nuestros puestos laborales.

 

Mesa de trabajadorxs despedidxs