«Esta es una posibilidad para profundizar la pelea por la seguridad y la soberanía alimentaria»

 

El titular de la MESYP (mesa de la economía social y popular), Juan Carlos Sanchetta,  es un dirigente de Moreno que  desde hace muchos años viene luchando por la economía popular. A través de distintas iniciativas, y conviviendo con diferentes gestiones de gobierno, el armado de almacenes populares en todos los barrios es una bandera que sostiene con trabajo y perseverancia.

La mesa de la economía social y popular nació en un proyecto productivo del Espacio Alejandro  Almeida (organización de la cual es el fundador), y en la actualidad nuclea a productores de todo el país. “Nuestro objetivo es la creación de ocho mil almacenes en todo el país, dos mil unidades productivas y  200 mil puestos de trabajos”.

Con una mirada muy optimista, Juan Carlos cree que pese a la angustia que genera la pandemia y la pérdida del trabajo de muchísimos argentinos, la emergencia socio sanitaria puede ser una posibilidad para profundizar la pelea por la seguridad y la soberanía alimentaria. “Deberíamos aprovechar para ir la democratización de la distribución, producción y venta de los alimentos, para que estos no sean manejados por las grandes corporaciones. Yo no veo un gran problema en la cuarentena, si una gran oportunidad, si los espacios políticos se dieran cuenta que la olla popular no es la respuesta que hace falta para la gente, se podría profundizar muchísimo. Igual quiero que quede claro, entendemos la solidaridad de la olla, pero es como pasa en Moreno; la política social del municipio pasa por las ollas populares, yo creo que esa no puede ser ni la política de un municipio, ni  de un espacio que quiere ser alternativa”.

Respecto a la articulación con los distintos niveles del Estado (municipal, provincial y nacional), refiere que con el Municipio de Moreno no posee ningún grado de dialogo, ya que no comparten la visión política del mismo. En cambio, sí tiene muy buen dialogo con el Gobierno Nacional, a través del Ministro Daniel Arrollo: “Estamos  a la espera de firmar el convenio con Daniel que nos va a permitir acceder a microcréditos a tasas bajas para las unidades productivas, la compra de mercadería a productores regionales y profundización de almacenes en todo el país. Nosotros proponemos  un almacén cada nueve manzanas, dos unidades productivas para ese almacén, para que la gente no tenga q salir del barrio a trabajar y por supuesto de esta forma achicar los márgenes de intermediarios”.

Muy claro en  el planteo y con destinatarios específicos en el mensaje, asegura que la ayuda más importante que pueden brindar desde la MESYP es la producción y venta de alimentos con márgenes de ganancia muy pequeños. Y por ultimo cierra con una frase que debe dejar pensando a la clase dirigente  que cree que con las ollas populares es suficiente para organizar los barrios:

«Yo crecí con mi viejo comprando mercadería y mi vieja cocinando en mi casa, para mí no hay mayor dignidad que eso”.