Grabois y la anti-politica

0

El dirigente social Juan Grabois cuestionó la ola de repudios que,  desde diferentes ámbitos sociales, surgieron contra la prohibición del lenguaje inclusivo en las escuelas porteñas.
Su declaración de aval a la falta de libertad de expresión es preocupante, pero también lo es los sesgos ultra conservadores que se vislumbran en ellas.
Para Grabois, la militancia de miles de compañeres que, pusieron  el cuerpo y la mente para ser visibilizados, respetados y reconocidos, luego de siglos de ser invisibles o masacrados, es una estupidez.
Desconoce que en los barrios se lucha por educación, por eso hay bibliotecas populares, alfabetización y apoyo escolar, pero también hay quienes hablan Lenguaje Inclusivo y militan otras causas,como la Diversidad de géneros o feminismos, ya que no se excluyen, sino que son transversales.
Para muches  utilizar el lenguaje inclusivo es tener un sentido de pertenencia, es nombrar lo que antes no, es la otredad que empieza a ocupar espacios. En los barrios también se logra captar la atención de les jóvenes a través de la política en un sentido más amplio que el de la olla popular, allí hay muches que demuestran que la política no es “Únicamente asistencialismo”.
Grabois y sus palabras  provocan «anti-politica». Porque la reducen, porque quieren convencer a los pobres de que lo único que tienen que discutir es la pobreza. Un pobre no puede militar el feminismo,el ambientalismo( en el sentído amplio y no solo en el rol de los trabajadores de recolección de residuos urbanos), menos puede discutir si le gustaría que haya un sistema electoral más transparente.

Es hora de que sepan que la política trasciende las fronteras sociales, y si queremos cambiar las realidades que hoy se sufren en tantos lugares, hay que luchar por una militancia transversal que incluya a los sectores más vulnerables y los sectores medios, que incluya a les jóvenes que se sumaron a una lucha colectiva por una causa individual, a los que se sumaron a un Movimiento porque les preocupa el cambio climático, a quienes pelearon porque las pibas puedan decidir por su cuerpo y a quienes asisten a los que no logran parar la olla en su casa.

 

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *