Griselda, referenta de Merendero en Parque Lavin: «La pandemia destruyó la salud, la economía y la vida de todas las personas».

 

Merendero en Moreno Sur

Griselda Alejandrino es la referente del merendero y comedor “El Molinito”, el cual se encuentra en el barrio Parque Lavin de Moreno Sur. Funciona los miércoles viernes y sábado, y ya hace varios años que viene ayudando a las familias más necesitadas. Cabe destacar que en la casa de Griselda, donde funciona la institución, también tienen  una farmacia y Ropero comunitarios, y previo a la cuarentena daban clases de apoyo escolar y computación.

El trabajo solidario que realizan cuenta con una alta organización y es muy necesario en esa zona, quizás uno de los lugares más olvidados  desde hace mucho por el estado local. Allí cerca apareció asesinada Micaela, y hubo otros casos de violaciones y robos. Pero lejos de intimidar a Griselda, desde “El Molinito” se organizan cada vez mejor y siguen dando las respuestas  a los vecinos.

Tres veces por semana se acercan 27 familias con  70 niños y 7 abuelos (algunos en situación de calle). Con la llegada de la pandemia del Covid 19, las realidades de las familias de Moreno sur se complejizo muchísimo, tal es el caso que les está quedando 30 familias en lista de espera, ya que  no cuentan con recursos para ayudarlos.

De manera continua golpean las manos en la casa de Griselda para pedirle alimentos, remedios y hasta producto de higiene. “En mayor medida son changarines feriantes y gente que vivía del trueque las que se acercan, y que ahora están totalmente desprotegidas, antes se hacía merienda solamente y como todo se agravó empezamos con la olla popular. Las medidas del gobierno nacional  no alcanzan, la gente no tiene si quiera para higienizarse,  está desesperada. La pandemia destruyó la salud, la economía y la vida de todas las personas”.

El molinito se autogestiona, se maneja con donaciones  de pollo y otros alimentos, pero   las verduras y la carne lo compran de su propio bolsillo, poniendo un promedio de cinco mil o seis mil pesos por mes. La ayuda del Municipio es escasa, en el año solamente dos veces le acercaron mercadería, y lo que le bajan lejos está de alcanzar.

Esta es una de las realidades en Moreno sur, solo la solidaridad y la organización popular de la comunidad está presente ante tantos problemas juntos.