La democracia está en riesgo

El poder Judicial avanza en la embestida contra el proyecto político que representa Cristina Kirchner. En un insólito alegato, el fiscal Luciani, pidió inhabilitar para cargos públicos de por vida y encarcelar por doce años a la vicepresidenta de la Nación.
Los golpes judiciales y mediáticos no son cosa nueva en el continente, es la forma moderna para derrocar o proscribir gobiernos populares. El poder económico utiliza todas sus herramientas para acabar con el peligro del populismo:
el poder judicial, como principal marioneta, los medios de comunicación con la importante misión de generar el sentído común que avale la condena mediática por corrupción a los dirigentes que los enfrentan, las ONG, políticos, legisladores y hasta influencers en redes.
Cabe remarcar que, imediatamente de conocido el alegato, se produjo una reacción popular en contra de la posibilidad de arrebatar la libertad a la ex presidenta por parte de la sociedad civil, la militancia peronista e incluso de sectores importantes de la Izquierda cómo Miriam Bregman y Manuela Castañeira, quienes se manifestaron sin medias tinta en defensa de CFK y denunciaron persecución política.
Se acercan las elecciones y la derecha ya jugó sus fichas, el campo popular está en estado de alerta y falta el desenlace de una jugada que puede llegar a ser un Boomerang para los enemigos del pueblo, pero que deberá tener encolumnado y organizado al campo popular detrás de de Ella.