Lo mismo de siempre

 

Si te hubieras quedado dormido en un sueño tan profundo que, desde hace diez o tal vez quince años no despertas, y justo lo haces un lunes por la noche en el horario de “prime time” en televisión; no notarias la diferencia entre aquella epoca y la actual.

El lunes fue tendencia en las redes sociales el primer programa del segundo ciclo 2020 de MasterCheff Argentina y una considerable audiencia acompañó al, polifuncional animador,  Santiago del Moro en Telefè, junto a los cocineros profesionales de siempre, y algunos famosos que intentan ser simpáticos. Por su lado, canal 13, de la mano del eterno Marcelo Tinelli buscó sacarle algunos puntos de rating con el Cantando 2020.

Ambos productos copiados de afuera, llena de lugares comunes para atraer la atención, sin novedades y lejos, muy lejos de mostrar empatía con la mayoría de la gente que lo mira y padece la crisis sanitaria y económica.

En la productora del Presidente del Club Atlético San Lorenzo de Almagro lloran la partida de la nefasta Esmeralda Mitre, (ex pareja del funcionario macrista que cuestiona a los 30 mil desaparecidos), quien con su personaje fascistoide y “rebelde”, le daba mayor popularidad al ciclo, mientras que, en el programa de cocina,  abusan de los recursos dramáticos con el llanto de los protagonistas.

Pero esta repetición de la TV no es patrón exclusivo de los lunes, si vamos a un domingo cualquiera sucedería lo mismo. Con la excepción de no encontrar Futbol de Primera, veríamos al periodista-cómico y operador fumador compulsivo, llevar adelante una de sus tantas operaciones para favorecer a la derecha  y desprestigiar a los gobiernos populares. Y en  Telefe,  otro reality (tal vez años atrás en vez de cocina era de canto o baile, pero el formato era el mismo).

Lejos de cuestionar a al receptor por elegir ese contenido y dar 20 puntos de rating a alguno de ellos, es interesante preguntarse en qué situación está la industria cultural de nuestro país y cuanto se invierte en las producciones locales. Estos productos que hoy inundan las pantallas funcionan porque, ante tantas malas noticias que abruman desde marzo de este año, las familias eligen la dispersión, entretenerse, olvidarse por un instante de los problemas,. Por eso sería interesante que se pueda crear contenido con ese fin y que sea hecho con el talento argentino y sin copiar formatos foraneos.