«Los republicanos»

 

Se decían republicanos, pero los liberales en economía no pueden ser ni republicanos ni  democráticos. Hoy están saliendo a la luz numerosos casos de aprietes  a jueces, que se efectuaron durante el gobierno macrista.

Por ejemplo, la jueza MARTINA FORNS, famosa por el episodio de la granada de mano que le dejaron en un contenedor cercano a su casa, por sus fallos contrarios a los aumentos indiscriminados de tarifas, dijo «Ni cuando  indagué a Videla sufrí tanta presión como en el macrismo».

 -El Juez en lo Contencioso laboral, RAFFAGHELLI, dijo que en una reunión de la Cámara en pleno, se apareció Triacca, en ese momento Ministro de Trabajo, con su gabinete, manifestando que querían consensuar la doctrina de fallos laborales, previendo  la Reforma Laboral que estaban impulsando.

-La jueza de Casación, ANA  MARIA FIGUEROA, mencionó la presión recibida  sobre el caso del Memorandum con Irán.

-El Camarista de Casación SLOKAR mencionó que  «se intentó disciplinar a muchos jueces».

-El Juez JUAN RAMOS PADILLA (padre de Alejo) recién esta semana se sacó de encima la amenaza de un “jury” de enjuiciamiento por expresiones vertidas  sobre el comportamiento de la justicia.

-Ni hablar de ALEJO RAMOS PADILLA quien tiene  el voluminoso expediente “Dalesio”,  de espionaje y extorsiones que toca  al poder bien arriba. «Ya nos hizo varias» dijo Macri al tiempo que pedía su remoción.

Se puede  seguir mucho tiempo mencionando ejemplos, pero, ¿cómo empezó todo? ¿A través de quiénes?

El macrismo tenía una “mesa judicial” que se ocupaba de esto, al margen de que cuando era necesario intervenían  Carrió, Ocaña, Laura Alonso, Bulrrich, etc. Y si hacía falta un esfuerzo adicional, aparecìa el mismo Macri.

¿Quiénes la conformaban la Mesa? El ministro Garavano, Mahìquez,Arribas, Torello, Clusellas, Saravia Frìas, Rodriguez Simón y Angelicci. También había apoyo de periodistas afines, como SANTORO (que anticipaba los fallos judiciales), MAJUL (que tenía la fortuna de encontrar pruebas mientras corría por Palermo), FANTINO, FEIMMAN, LEUCO y programas  de tv especializados en esos temas, de los cuales «ANIMALES SUELTOS» fue un ícono.

Veamos algunos de los «LOGROS» de la gestiòn macrista:

-Intentaron designar dos jueces de la Corte por decreto, luego tuvieron que volver sobres sus pasos y respetar los tiempos.

-Consiguieron la renuncia de la Procuradora GILS CARBO, al mejor estilo mafioso (amenazas y extorsiones).

-Usando mismo sistema, obtuvieron renuncia de VANOLI, presidente de la Comisión de Valores y repitieron sistema con SABATELLA, presidente del AFSCA.

Cabe aclarar que en los tres últimos casos, tenían mandatos que excedían al gobierno de Cristina en el cual fueron elegidos.

-Los sorteos de los juzgados Federales estaban arreglados y  en los casos que les interesaban, siempre caían en el juzgado de Bonadìo, con Stornelli como Fiscal.

-Destituyeron y persiguieron jueces, a través del Consejo de la Magistratura.

-Presionaron, y lograron en varios  casos, traslados o renuncias de fiscales.

Llegaron  a tal punto, que la O.N.U. les efectuó un llamado de atención ante las denuncias  que  llegaron a su poder. El relator especial del Organismo, García Sayán,  intimó  a Macri por el tema, diciendo que había «un plan sistemático para apretar jueces y armar una justicia a la carta».

Por eso, para evitar se puedan repetir estos errores y este tipo de manipulación, se hace imprescindible  la REFORMA JUDICIAL. El Presidente  dijo que ya está redactada y a la espera de la normalización del funcionamiento del Congreso, para enviarla a su tratamiento. Esperemos que así sea.

Por Roberto M