¿Por qué no funciona la Mesa Distrital de Géneros?

 

En el partido de Moreno la Mesa Distrital de Géneros  funcionó por última vez en diciembre de 2019. Hasta esa fecha lo venía haciendo de manera mensual producto de la organización  feminista, la decisión política y el vasto recorrido de luchas colectivas que nuclea naturalmente el territorio morenense. Con la llegada de la nueva gestión la Mesa dejó de funcionar.

No es una cuestión caprichosa su funcionamiento, sino que se enmarca en la Ley Nacional N° 26.485 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en los Ámbitos en que se Desarrollen sus Relaciones Interpersonales  y la Ley Provincial N° 12.569 de Violencia Familiar. Normativa que junto a la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), aprobada en la ley Nacional 23; la  Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Belem do Pará), aprobada en la ley Nacional 24.632; la modificación al Código Civil; la Ley de Matrimonio Igualitario y la Ley de Identidad de Género conforman un amplio marco no solo de protección sino también de promoción y fortalecimiento de redes sociales para dar respuesta integral a la problemática de violencia de géneros.

Es que sin la participación de las  organizaciones e instituciones sociales y políticas, de los organismos Provinciales y Nacionales (como las Comisarías y las dependencias del Poder Judicial) y de otrxs actorxs sociales, todo ese vasto sistema integral normativo sería imposible de implementar. Para que no sea letra muerta es necesario formar, entre todxs,   una red de construcción que facilite políticas acordes a la equidad de género.

Es por eso que la formación y funcionamiento de las  Mesas Locales es el mecanismo adecuado, ya que permite la participación de todxs lxs actorxs de la sociedad civil en la elaboración de políticas públicas  estableciendo los ejes de articulación para construir modalidades de abordajes integrales y transversales en materia de violencia de géneros.

Cabe destacar que al menos eso es lo que se desprende de la letra de la Ordenanza Municipal N° 5854/17 del 19 de diciembre de 2017, que institucionaliza el funcionamiento de la Mesa Distrital Intersectorial de Género, estableciendo en su artículo 5° que la coordinación le corresponde al área del Poder Ejecutivo establecida con las incumbencias a tal fin.

Es la Dirección de Políticas de Géneros  quien tiene la responsabilidad de convocar y poner nuevamente en marcha el funcionamiento de este espacio de vital importancia para quienes trabajan incansablemente en pos de dar respuestas integrales a las personas que atraviesan situaciones de violencias.

 

Nos preguntamos cual es el criterio de la actual gestión para no poner en funcionamiento un espacio tan necesario como son las Mesas. ¿Por qué desde enero de 2020 dejaron de funcionar?.  Por qué no se está cumpliendo con la Ordenanza Municipal N° 5854/17. Por qué no hay información oficial sobre los protocolos y la ruta crítica. Que paso con la creación, dispuesta por Ordenanza N°6024/18, del Observatorio de Equidad de Género Municipal. Que fue de la Comisión Permanente de Asesoramiento y de Seguimiento Vinculante de la Emergencia Pública en materia de Violencia de Género, creada por la Ordenanza Municipal N° 6091/19 que declara  la Emergencia Pública en Materia de Violencia de Género en el ámbito del Distrito de Moreno, por el término de 24 meses.

Son muchos los interrogantes que quedan sin responder. Entendemos que estamos en un contexto particular de emergencia sanitaria por el COVID-19, pero también entendemos que hay otra pandemia, el femicidio, que requiere de acciones urgentes y concretas. Un buen gesto seria, en nuestra opinión el funcionamiento de la Mesa Distrital de Géneros. Sería bueno tomar  el ejemplo de nuestrxs vecinxs rodriguenzes, quienes desde enero de 2020 se vienen juntando para pensar en conjunto como dar respuesta a una problemática que es impensado hacerlo en la soledad de una gestión.

Esperamos que pronto el ejecutivo local comprenda que tres femicidios en tan solo 2 semanas no pueden ser pasados por alto. Que la gran cantidad de denuncias diarias por situaciones de violencias hacen necesario tener la humildad de reconocer la necesario de convocar a las organizaciones sociales y otros actores gubernamentales para la planificación colectiva que brinde respuesta a la problemática de violencia de género que surgen en nuestro territorio.

Por Anahi Sanchetta