Traer a Cooke en el Día de la militancia peronista

…Al ampliar demasiado el frente sacrificamos el contenido ideológico, y de esta manera, el espíritu de combate. Y ya no es solo el enemigo el que trata de confundirnos, sino que el barullo es también interno, porque tan peronista resulta ser Bramuglia como el que intransigentemente se ha negado a hacer concesiones”.

La cita pertenece a Jhon William Cooke. En el día de la militancia y luego de cumplirse el 14 de noviembre un nuevo aniversario de su natalicio, es muy interesante traer a este gran militante revolucionario  que marcó al Movimiento nacional y popular para siempre.

Un proceso en el que hay un líder y una masa revolucionaria con direcciones conservadoras y apegadas a las viejas prácticas políticas tiene un destino fatal”.

Ese destino fatal es el que está en juego en estos tiempos. Como en el análisis de Cooke, se repite la figura del líder, en este caso, La líder, y  la referencia a las direcciones conservadoras por debajo de ella. Los dirigentes apegados a las viejas prácticas , y que lejos están de las decisiones más radicales del kirchnerismo y que cuando les resultó conveniente se despegaron de Cristina rápidamente. Esta capa dirigencial sigue teniendo poder cada vez gana más espacio de la mano de Alberto Fernández.

Por eso es imprescindible comprender que, tal como decía el “bebe” : los nuevos dirigentes tienen que entender que el justicialismo no es una petrificación para concebir la sociedad como estática, sino un punto de partida para promover ese desenvolvimiento hacia la superación del mundo capitalista en declive.

Cooke también aseguraba que las causas de la caída del gobierno en el 55 , computando tanto los factores que en un momento fortalecieron el frente cipayo, como las fallas internas que entonces afloraron, eran atribuidas a  una debilidad estructural, que resultaba de tener un líder revolucionario y una masa revolucionaria, pero también una capa burocrática sindical, política y administrativa, que hacía de aislante y no de mecanismo de transmisión, de freno y no de política revolucionaria.

Es allí, en esas posiciones ideológicas absurdas y reaccionarias, donde está el mal y radica nuestra debilidad. Porque mientras ellas subsistan de nada servirá la UNIDAD. Cuál es el punto de coincidencia de todos en el peronismo? Perón. Como allí este el elemento de aglutinación no es de extrañar que hasta los que discrepen con él simulen. Y cuando más imprecisa, más ambigua sea la caracterización del peronismo, más podrán cobijarse sobre su bandera y utilizar su nombre para cometer las más repugnantes estafas a la buena fe común. Es cómodo y beneficioso proclamarse peronistas cuando eso no importa definición alguna, sino ahorrarse el trabajo y el tiempo de pronunciarse.

Estas palabras tienen tanta vigencia que asombra. La historia se repite, entonces volvemos a tener impostores,  se vuelve a decir que lo que se necesita es más peronismo, dejando abierta la puerta a todo aquel que se atodenomine de esa forma, y  con todo lo que hoy sigue estando en disputa sobre esa definición.

Los sindicalistas siguen siendo burócratas y  ahora también ricos. Representan a los trabajadores cuando les conviene ( en el distrito de Moreno se da ese ejemplo notoriamente); y se sigue  sin  fortalecer/profundizar el significante kirchnerismo, que aún cuando Néstor haya dicho que le decían kirchneristas para bajarles el precio, esa ecuación hoy cambió, y resulta más radical y de justicia social kirchnerismo que peronismo.

Por si quedan dudas, para finalizar Cooke vuelve a aclarar todo:

“Somos un movimiento revolucionario y los procedimientos clásicos no sirven. Hay que inventar otros .Pero mientras tanto , lo que dará sentido a ese esfuerzo, lo que ira indicando los procedimientos, es una definición ideológica previa, donde quede sin lugar a duda el contenido revolucionario y la intención transformadora del peronismo”.