“Unidad hasta que duela”

Durante las «roscas» previas a las PASO del año pasado se puso de moda en el ambiente de la política la frase “la unidad hasta que duela”, allí descansaba la carta del triunfo de un frente político que nucleara a todos los sectores que estuvieran en contra de Macri. Luego de interminables reuniones, criticas, lobys y peleas, esa “dolorosa” unidad se concretó.

El resultado está a la vista, la jugada obtuvo los resultados esperados. Se juntaron en una coalición Cristina, Massa, Donda, Pino Solanas, Lozano, Solá, Pérsico,  Grabois, Moyano y otros. Estos nombres que durante años estuvieron enfrentados y se dijeron de todo, y hasta juraron que nunca se sentarían juntos, decidieron dejar las palabras atrás y “por la Patria” (¿), ir todos juntos.

Hoy  Macri ya es historia, ni siquiera en su espacio político tiene posibilidades de volver a liderar, la figura de Horacio Larreta se impone, y con mucha distancia, del resto de los dirigentes de Cambiemos, como principal político opositor y futuro candidato. Del otro lado, Alberto Fernández se está manejando bien y aun que a él no le gusten los personalismos, su figura se está despegando de la coalición, y de a poco pasa a ser un dirigente nacional con peso propio que ya es instalado para una reelección por el propio Sergio Massa.

La pata más  fuerte de la coalición fue el kirchnerismo, que hoy pese a las tensiones que aparecen en algunos sectores del Ejecutivo nacional, se hace muy fuerte en lugares estratégicos de la administración pública. Con esta lectura de frazada corta, y en seis meses t de gestión, diríamos que la estrategia de la “unidad hasta que duela” fue todo un éxito, pero tal vez hay que hilar un poco más fino y poner la lupa en las disputas de poder en algunos sitios fundamentales de la gestión, y de la construcción política.

Hace un tiempo atrás hubo un gran escándalo por los sobreprecios en los alimentos comprados por Desarrollo Comunitario de Nación, comandado por el Ministro Daniel Arrollo. En el momento en el que se encuentra el país, y con la mirada puesta por la oposición y los multimedios mediáticos que se relamen esperando un error, fue muy extraño semejante bochorno.

No es muy difícil leer que al dirigente cercano a Massa, le tendieron una cama  que no supo leer, y que cuando uno ve que en esa misma Cartera tiene una Secretaría el dirigente del Evita, Emilio Pérsico, es muy fácil deducir de donde viene la jugada que intentó sacar de la cancha al Ministro.

Cuando uno escucha a Alberto decir que el hombre mejor preparado para ejercer la presidencia es Massa o se encuentra con que Duhalde es uno de los consejeros del presidente, empieza a sospechar que los “daños colaterales” de la “unidad hasta que duela “pueden ser más que accidentales.

¿Qué pasa si el espacio con mayor representatividad política y que además gobernó el país obteniendo los mejores resultados en términos de distribución económica, termina fagocitando el camino a la presidencia de un dirigente, mucho más peligroso que Macri? Alguien que escudado en el peronismo tenga la misma derecha que Mauricio, sea más capacitado en la gestión, pero igual de punitivista y neoliberal?

¿Qué sucede si en la disputa de poder, los dirigentes sociales que fueron cómplices del saqueo de Macri y que se alimentaron y alimentan de un sistema clientelar nefasto, son los que toman la manija de a quién, qué y cómo distribuir los recursos del Estado?

¿Y si siguen obteniendo más poder los responsables de los asesinatos de Kosteki y Santillán, los que condenan a Venezuela pero hacen silencio con Estados Unidos o Chile?

Otra respuesta muy de moda para justificar el no avance en ciertos aspectos fue la “correlación de fuerzas”, por lo que muchos dirán que dependerá de eso. Ahora bien, sabiendo que influye a la hora de tomar determinaciones importantes, no se puede  desconocer que para llegar a que ellas tengan resultado favorable hay que tener inventiva, iniciativa y coraje, no van a generarse solas, ni con medidas ni acciones especulativas.

Cabe destacar que todo lo antes mencionado son suposiciones, es con el fin para alertar, en esta colación hay de todo, y si hoy la situación aparenta estar controlada, (influye mucho el COVID 19), dudo que la tranquilidad se mantenga a la hora de confeccionar las listas para las legislativas, y ni hablar cuando se empiecen a hablar de las presidenciales del 2023.

Por JR Diez